viernes, 9 de marzo de 2012

PEDRO INFANTE


PEDRO INFANTE
(Noviembre 1917 –Abril 1957)

José Pedro Infante Cruz, nombre de pila del ídolo del pueblo, el cuarto de 14 hijos del matrimonio Refugio Cruz Aranda y Delfino Infante García; nació el 18 de noviembre de 1917 en Mazatlán, Sinaloa.
A los dos años de edad, Pedro Infante y su familia se mudaron a Guamúchil, Sinaloa, lugar donde paso su infancia y parte de su adolescencia. Lugar también que fue testigo de la poliomielitis que lo atacó a los 11 años de edad y de los primeros amores de Pedro Infante.
Desde pequeño mostró gusto por la música y la carpintería gracias a su padre, quien tocaba en una banda y además tenía un taller donde fabricaba muebles de madera.
Debido a la precaria situación en la que vivía, Pedro Infante curso pocos años en la escuela y se dedicó a aprender el oficio de carpintería, donde conoció a Juan Bustillos, hijo del carpintero, Jesús Bustillos, carpintero con quien Pedro Infante trabajaba. Fue ahí donde el ídolo del pueblo construyo con sus propias manos su primer guitarra.
Siguió por el camino de la música y tomo clases de guitarra y canto, en poco tiempo Pedro Infante sabía tocar instrumentos como la guitarra, el violín, el piano y la batería. A los 16 años, junto con su padre y otros integrantes formaron una banda llamada “La rabia” en la que tocaban juntos en bares de Guamúchil y en la que Pedro ocupaba el papel de cantante.
Gracias a la voz pura y agradable (como la catalogaron varios críticos de música), aquella banda fue ganando adeptos y fama en todo Guamúchil, hasta que “La Orquesta Estrella”, que en ese entonces era la más famosa en Sinaloa, lo invitó a formar parte de ella y cantó con ella hasta 1939, mismo año en que hizo su primera presentación en la radio, en la XEBN La Voz de Sinaloa.
Para ese mismo año Pedro Infante llega a la Ciudad de México, ya sabiendo su vocación como cantante buscó colocarse dentro de la XEW y XEB, donde recibió una oportunidad. En 1943 grabó su primer disco titulado “Mañana”, el cual gustó y poco a poco Pedro Infante dejó de ser conocido sólo en Guamúchil, sino a nivel nacional e internacional en países como Venezuela, Guatemala, El Salvador, Colombia, entre otros.
El ídolo del pueblo supo interpretar varios géneros, vals, boleros, cha cha cha, pero sin duda, destacó en la música de mariachi y ranchera y es considerado el creador del bolero ranchero. Grabó más de 320 canciones.

CONSAGRACIÓN EN EL CINE MEXICANO

Parte de la carrera de Pedro Infante fue su faceta como actor, su primera película en la que actuó con el papel principal fue La feria de las flores en 1943, aunque previamente participó en papeles secundarios y extra en cintas como En un burro tres baturros. Su carrera como actor comprende más de 60 películas, combinadas con la música, pues en ellas el ídolo del pueblo interpretaba algunas de sus canciones. g
Parte de su amor al oficio de la carpintería pudo plasmarlo a través de su papel como “Pepe El Toro”, personaje que interpretó en películas como Pepe El Toro, Nosotros los pobres, Ustedes los ricos. Estas y otras cintas lograron consagrarlo como ídolo del cine en la llamada “Época de Oro del Cine Mexicano”
En su paso por el cine trabajó al lado de personajes como Sara García, María Félix, Jorge Negrete, entre otros.
Fue galardonado como mejor actor, obteniendo un Ariel por la cinta La Vida no Vale Nada, el Oso de Plata del Festival de Cine de Berlín y un Globo de Oro de la prensa de Hollywood, ambos por la película Tizoc. Estos dos últimos premios los obtuvo de manera póstuma, poco después de su muerte.

SU FAMILIA

Muy joven y aún estando en Guamúchil procreó a su primera hija, Guadalupe Infante López, posteriormente contrae matrimonio con María Luisa León y juntos adoptan a Dora Luisa, hija biológica de una de una de las hermanas de Pedro Infante. Ya en el Distrito Federal conoce a la bailarina Lupita Torrentera, con quien tuvo 3 hijos, Graciela, Pedro y Guadalupe y de su relación con la actriz, Irma Dorantes nació Irma Infante.


SU MUERTE

Otra de sus pasiones era la aviación, el ídolo del pueblo gustaba de pilotear aeronaves, en 1952 tuvo un accidente del cual salió bien librado, sin embargo, no corrió con la misma suerte el 15 de abril de 1957, fecha en la que luego de despegar de Mérida, Yucatán en una aeronave sobrecargada, ésta se desplomó y Pedro Infante murió. Su cuerpo descansa en el panteón Jardín.


SU LEGADO

Pese a que Pedro Infante no dejó testamento, al menos no de manera legal, dejo al pueblo mexicano su voz, sus canciones, su música y películas. Es por todo ello que Pedro Infante sigue vivo y vigente. Es sin duda uno de los grandes de la música mexicana y uno de los mayores representantes de ésta a nivel internacional. Es sin duda, “El Ídolo del Pueblo”.